domingo, 28 de noviembre de 2010

Cosas que pasan

Parece ser que la práctica continuada (hablo de unos días o una semana) me quita las ganas de hacer vida social al uso, es decir, salir de fiesta, ir al cine, etc. Estoy más por hacer cosas en casa (en la mía o en la de los amigos). El tema es que parece ser que esto me separa un poco de la gente que tengo cerca, que tienen otro punto de vista. No es que quiera estar solo, pero salir por salir... Llega un momento que puedo disfrutar tanto (o más) de hacer la comida todos juntos, algo poco usual, como salir a la megafiesta del año. Para mí las pequeñas cosas ya son "hacer algo", con lo que ya siento que he "aprovechado el día", por ejemplo. Levantarme temprano, meditar un ratillo, recoger la casa, salir a por el pan y a dar una vuelta por el barrio, y hacer la comida ya son actividades con todo su peso. Es una pena hacerlo solo, pero bueno, igual es la edad... ;)

Otra cosa que me doy cuenta que me cuesta es hacer planes. Yo no sé si quiero ir hoy por la noche al cine, o salir, o lo que sea. De hecho no es que no lo sepa, es que no me preocupa. Estoy más en lo que estoy haciendo ahora mismo, y por la noche dios dirá. Esto también me aleja un poco. Hoy por ejemplo me preguntaron, "¿qué vas a hacer hoy?. Ummmm, no sé. Nada no? te quedarás aquí otra vez?." El caso es que llevaba "haciendo cosas" desde bien temprano, pero eso, salir a comprar, dar un paseo, limpiar o cocinar no cuenta como "hacer cosas".

Que curiosa es la vida en esta sociedad del ocio.

4 comentarios:

  1. ¡Estás hecho todo un ermita! :)

    Me alegro de que estés con la práctica a machete y que te vaya bien. Un saludote desde Madrid ^^

    De lo de tus amigos, supongo que tendrás que ver si te merece la pena que uno de los efectos de la práctica sea alejarte de ellos (por el hecho de que ellos no aprecien los pequeños detalles de la vida diaria como tú) o si no quieres que pase eso. Yo sigo yéndome de fiesta con mis amigos, y es una ocasión tan buena como cualquiera para seguir practicando. Además, ir a sitios a los que no te apetece mucho ir es interesante de vez en cuando (a mí me enseña mucho sobre mis propios rechazos y todo eso).

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario Pablo. De ermitaño nada, de hecho ahora menos que nunca en mi vida, y a propósito. Yo también sigo yendo de fiesta, que me gusta jeje. En realidad puede que sea más bien que llevo muchos años saliendo y me estoy cansando, más que la práctica me quite las ganas, solo que con la práctica lo veo mas claramente. Básicamente no me compensan las resacas y perder el día siguiente :).
    Releyéndome y leyéndote creo que esta entrada refleja claramente la segunda verdad noble, querer que otros disfruten y valoren lo que yo disfruto... yo yo yo quiero quiero quiero...jajaja si es que soy un egoísta ;), me voy a tatuar el sutta de las cuatro verdades en el pecho!! Gracias por ayudarme a verlo!

    ResponderEliminar
  3. de hecho lo voy a leer antes de ir a dormir, a ver si se me pega algo.

    ResponderEliminar
  4. El sutta entero en el pecho? Para eso necesitas ser como Schwarzenegger XD

    Y yo también me canso de las fiestas...de hecho, mis amigos y yo hacemos planes de "gente mayor", como dice mi chica :P

    ResponderEliminar