domingo, 28 de noviembre de 2010

Anapanasati (usando la respiración)

Pego este texto sacado de bosque theravada muy interesante sobre la atención a la respiración de Ajahn Brahmmavamso como apunte personal.

"Si uno va a usar la respiración, entonces hay algunos trucos que son extremadamente útiles. El primer medio hábil es asegurarte de que estas observando la sensación de la respiración y no el pensamiento de la respiración. Hay una gran diferencia entre la experiencia y lo que llamamos un comentario. Si durante tu meditación te acostumbras a conocer y permanecer con la experiencia y descartar el comentario entonces encontraras que tu meditación se vuelve mas fácil. Puedes hacer esto durante el día descartando los comentarios: haciendo una resolución de tratar de restringir los comentarios que uno hace de la vida y de ser mas atento a la experiencia cruda de la vida. Hacer esta resolución hará surgir la atención necesaria para frenar la charla interior. Tu no la escuchas, no te interesa, estas mas interesado en la experiencia.

Cuando tu estas observando la respiración tienes que experimentar por completo la respiración, no pensar en ella,"

enlace entrada en el foro

Cosas que pasan

Parece ser que la práctica continuada (hablo de unos días o una semana) me quita las ganas de hacer vida social al uso, es decir, salir de fiesta, ir al cine, etc. Estoy más por hacer cosas en casa (en la mía o en la de los amigos). El tema es que parece ser que esto me separa un poco de la gente que tengo cerca, que tienen otro punto de vista. No es que quiera estar solo, pero salir por salir... Llega un momento que puedo disfrutar tanto (o más) de hacer la comida todos juntos, algo poco usual, como salir a la megafiesta del año. Para mí las pequeñas cosas ya son "hacer algo", con lo que ya siento que he "aprovechado el día", por ejemplo. Levantarme temprano, meditar un ratillo, recoger la casa, salir a por el pan y a dar una vuelta por el barrio, y hacer la comida ya son actividades con todo su peso. Es una pena hacerlo solo, pero bueno, igual es la edad... ;)

Otra cosa que me doy cuenta que me cuesta es hacer planes. Yo no sé si quiero ir hoy por la noche al cine, o salir, o lo que sea. De hecho no es que no lo sepa, es que no me preocupa. Estoy más en lo que estoy haciendo ahora mismo, y por la noche dios dirá. Esto también me aleja un poco. Hoy por ejemplo me preguntaron, "¿qué vas a hacer hoy?. Ummmm, no sé. Nada no? te quedarás aquí otra vez?." El caso es que llevaba "haciendo cosas" desde bien temprano, pero eso, salir a comprar, dar un paseo, limpiar o cocinar no cuenta como "hacer cosas".

Que curiosa es la vida en esta sociedad del ocio.